domingo, 3 de abril de 2011

Primeras pruebas de sonido

Empiezo a jugar con las voces recogidas hasta ahora para una pequeña impro que hago en la presentación de la revista" Laboratorio La Papa", el nuevo proyecto de Carlos Monzón. Es todo muy casero, pero a mi me esta gustando.
Sigo recogiendo voces, me esta apasionando este trabajo de campo. Sentarse con alguien, colarme discretamente en su mundo, tomarnos un café, un té, un vino, un trozo de tarta, un poco de queso... colocar la grabadora sin darle bola, y al cabo de un rato, lanzar la pregunta y dejar hablar...y escuchar.
Hasta ahora, cada voz que recojo me muestra una parte de mi, como si cada una de las personas fuera un espejo, y cada "senti pensamiento" se colase por algún pliegue de mi cuerpo, y resonara, dejando aflorar el movimiento que provoca en mi. Y desde ahi me sigo moviendo; emocionada.
Os dejo el enlace: el estado de las cosas

viernes, 18 de marzo de 2011

Por fin la idea

Ales me deja su grabadora y empiezo la recogida de impresiones sobre el estado de las cosas. Los y las amigas sueltan la lengua y empiezan a contarme. Oscar inaugura vía Skype, funciona, el sonido se recoge bastante limpio, os invito a los y las que estaís lejos a comunicaros por la Red.
Me tiene absorta la idea. Quiero mas. Escuchar, recoger, tengo una lista extensa. Quiero salir a la calle, con mi grabadora, a preguntar a paseantes y banqueros. Voy imaginando el espacio sonoro y eso va creando la idea de la pieza.
El lunes pasado improviso para Oscar y Alberto,los Utópicos, encargados del vídeo interactivo, nos acercamos a lugares comunes. Gracias Tama por las luces y las sombras.
De mientras sigo moviéndome, jugando con cuerpo y mente, eso me mantiene en equilibrio.
La gente de Enclave es pieza clave, gracias por las sesiones compartidas.
Y mis cachorros lo mejor de todo, me devuelven cada día a la tierra. Gracias Sara, gracias Martín.
Estoy contenta, que coño. Este es el estado de mis cosas.

jueves, 17 de marzo de 2011

martes, 15 de marzo de 2011

¿CUAL ES EL ESTADO DE LAS COSAS?

Te invito a que respondas a esta pregunta, a que dejes tu reflexión aquí o directamente en mi correo, si no quieres que sea publicada.
Necesito material de textos para la pieza, quiero llenar las paredes de deseos, reflexiones, aportaciones de gente… de gente… de gente.
Puedes contestar desde cualquier perspectiva, íntima, política, social, filosófica, humorística, dramática, corta o larga…
La cosa es que sueltes tus “senti pensamientos”, si te apetece, claro, y que contestes a esta pregunta tan vaga como interpretable… ¿Cuál es el estado de las cosas?
A la gente de cerca les vamos a pedir que hablen de ello, grabando las reflexiones; si quieres también lo puedes hacer si dispones de una grabadora, o en el móvil, o que sé yo, y si quieres grabas a tu abuela, tu hijo... y me lo mandas.
Si te apetece, siempre si te apetece. Siempre desde el deseo.
Gracias

jueves, 24 de febrero de 2011

Perdonen la tristeza

La tristeza esta ahí siempre.
Y cuando no se acepta se eriza el hígado, sale la ira, se despierta la violencia y entonces se es capaz de matar.
La tristeza está ahí siempre.
En lo profundo.
Desde mi abismo personal emanan lágrimas que no tienen razón aparente, no es nada en especial, y lo es todo a la vez.

La tristeza está ahí siempre.
Se ha convertido en compañera, en motor,… sin tristeza no hay conciencia, primero hay que pasar por ella, y luego cogerla de la mano y ponerse a caminar.
Lo mismo que la ira. Igual. Porque sólo acogiendo nuestras emociones primarias seremos capaces de trascender de ellas y empoderarnos para la lucha. La que cada uno elija. No hablo de violencia, digo lucha.

Vivir en ese frágil equilibrio entre esos dos extremos: ahí donde vive la empatía. Cuando la pantalla demasiada acuosa de los ojos empieza a desvanecerse y el puño logra desapretarse, entonces se empieza a mirar hacia fuera y se ve al otro, tal como es: otro legítimo ser

martes, 22 de febrero de 2011

Catastrofismo

[...] La catástrofe histórica más profunda y más real, la que en última instancia determina la importancia de todas las demás, reside en la persistente ceguera de la inmensa mayoría, en la dimisión de toda voluntad de actuar sobre las causas de tantos sufrimientos, en la incapacidad de considerarlas siquiera lúcidamente. Esta apatía va a resquebrajarse, en el curso de los próximos años, de manera cada vez más violenta por el hundimiento de cualquier supervivencia garantizada. Y quienes la representan y la alimentan, cultivando un precario statu quo de ilusiones tranquilizantes, serán barridos. La emergencia se impondrá a todos y la dominación tendrá que hablar por lo menos tan alto y claro como los propios hechos. Con tanta mayor facilidad adoptará el tono terrorista que le conviene cuanto que estará justificada por realidades efectivamente aterradoras. Un hombre aquejado de gangrena no está dispuesto a discutir las causas de su mal, ni a oponerse al autoritarismo de la amputación. [...]

(Encyclopédie des Nuisances, n.0 13, julio de 1988).
Catastrofismo,administración del desastre y sumisión sostenible
Logroño, febrero de 2011 | ISBN: 978-84-938349-1-3| 140 pág. | 10 e. | 12 x17 cm |
www.pepitas.net
Traducción de Emilio Ayllón Rull

Levedad

  “60.000 personas se mueren cada día de hambre. Una frase absolutamente prostituida. Nos lo han dicho tantas veces, que ya no le hacemos ni puto caso.. Cada día cifras y cifras, y mas cifras y mas cifras, los muertos se mezclan con los barriles de petróleo, la subida del ibex, los billones entregados a la banca, cifras, cifras y mas cifras.

 60.000 muertos de hambre al día. Si la muerte fuera acompasada y siguiera un ritmo de cadencia regular, y si pudiéramos poner a 60.000 pesonas de seguido, para hacer una bonita coreografía de efecto dominó, tendríamos un cuerpo cayendo cada 1s.44.

Pero la muerte no es así, el hambre mata a su ritmo, sin saber a ciencia cierta en que segundo va a ocurrir.

Hoy soy esa madre, que sostiene en sus brazos a su hijo al que va a ver morir de hambre, ella lo sabe, no puede hacer nada , quizas también morirá ella en breve.
No se despega  esta imagen de mi cabeza: sostener a mi hijo en brazos para acompañarle en su muerte. Sentir su cuerpo de hueso que apenas noto ya, abandonarse al poco peso que le queda, entre mis brazos, liviano.”
Una buena imagen para una piedad, señores y señoras cristianos….